lunes, 30 de agosto de 2010

¿Y tú y esa chica os habéis estado besado?

Y un: − ¿Y tú y esa chica os habéis estado besado desnudos? del abuelo, reventó obsceno en el bullicio del comedor dejándolo en silencio. Ocho miradas me mataron. Lo esperaba. No me extrañó. Era el eco, el rebote en el salón de Garabato del: − Macarena y Miky se estuvieron bañando desnudos y se besaron− dicho por la gilipollas de Luisa. La frase se había extendido como el aceite, corrido como la pólvora y por fin había llegado al abuelo. Era verdad pero no fue eso. No fue así. Ni parecido. Fue otra cosa. Así sonaba fatal de la leche y aquello fue otra cosa totalmente diferente. Una broma, un disparate, algo loco, divertido, una chorrada, no hubo nada… pero nada de nada. Es que no hubo nada, absolutamente nada de lo que lo arrepentirse, nada sensual, ni sexual, ni morboso, ni puñetas… nada… Ya me hubiera gustado a mí. Es verdad. Claro que me hubiera encantado besarme desnudo con ella. No, no fue eso, y si lo hubiera sido nunca hubiera sido delante de todos. La mente enferma de Luisa, lo contó así, por eso, porque era y es una enferma retorcida, y por contar algo, por sentirse importante, y para que alguien la escuchara alguna vez en su puta vida. Ocho años más tarde, cuando le volví a dirigir la palabra, me dijo que lo había contado por nosotros, por salvarnos, porque nos estábamos pasando, porque éramos muy jóvenes y estábamos descontrolados… Me dio pena, le desee suerte, y que alguien se le descontrolara encima… El caso es que se nos paró el tiempo durante dos años. Ella directamente interna al Santo Ángel de Madrid y yo, ocurrencia de la abuela, para demostrar que estábamos mas enfadados los Fajardos que los de Lugo, a Irlanda. No volvimos a vernos hasta los dieciocho años.

Los trece y los catorce habían sido años de notitas pasadas a escondidas, de cartas rotas para que no nos las pillaran en casa, de cuatro frases corriendo al salir de clase antes de que Amadou me llevara a casa. Años de miradas pegado a los cristales de un coche que siempre se marchaba. De sábados fantásticos en los que venía a verme jugar a baloncesto, luego montar en bicicleta por las tardes y de los domingos de cines. Siempre, siempre rodeados de una pandilla de quince incondicionales que se partían el culo porque pudiéramos vernos sin que lo notasen las familias. Hubo días realmente fantásticos, como aquel verano en el que ella entraba en Garabato disfrazada de chico y nos pasábamos las tardes montando a caballo o en la playa…. Hasta que el desilusionadísimo: −….deja ya de mirar de esa forma a ese chico, ¡que se te nota mucho! en boca de mi tía Manuela hizo saltar todas las alarmas y nos acobardó lo suficiente como para dejarlo.

Con los quince llegaron otros problemas, según Anabel, mi prima, que como era la mayor, tenía diecisiete, sabia mucho de lo que buscan las chicas en los chicos:- a las chicas les gustan los hombres sensibles, sinceros, y atentos -. Ya me ves a mí cediéndole el paso, empapándome de a Gustavo Adolfo….Hasta que un día, en el bosque, mientras los demás jugaban al escondite entre la niebla, abrazados, después de un beso inmenso me preguntó en qué pensaba recordé, “sensibles” y dije: -Que eres preciosa, absolutamente preciosa, la mujer más bonita sobre la tierra… luego recordé “sinceros” y dije:−que me va a estallar la bragueta… No paró de reírse hasta Junio y estábamos en febrero.

Lo del beso desnudos en la playa de Antequera fue accidental. Todo empezó por la profesora de gimnasia de su colegio, que se empeñó en que hicieran una excursión en barco para conocer la playa y pasar dos noches de acampada. Antequera está junto al faro de Anaga, en la punta de arriba de la isla, es una playa preciosa y solitaria a la que no se llega nada mas que en barco. Entre todos se montó el plan, ellas aceptaban ir a la excursión y nosotros nos la montaríamos para ir por nuestra cuenta y hacer que pareciera una coincidencia. Cuando llegamos llovía a mares. Todo día arracimados en las tiendas de campaña casi sin hablar con ella. Al día siguiente igual, en un momento que pudimos hablamos de la ilusión que le hacia el bañarnos juntos…. Por escandalizar, por chulería, por creerme más hombre, por hacer la gracia…. o por yo que sé… A pesar de la lluvia salí corriendo de la tienda desnudándome mientras corría hacia el mar, ya en el agua me quité el bañador y saludé con él a toda la clase que me miraban desde las tiendas de campaña. No podía verse nada, el agua me llegaba a un palmo del cuello… En aquel momento me encantó, ella con dos narices me siguió e hizo lo mismo… entre risas nos dimos un beso y regresamos corriendo a la orilla muertos de frio… Eso fue todo… Solo eso nos costó dos años internos… y después TODO.

9 comentarios:

S. para Ella dijo...

Súper tierna la situación contada por Ud., nada que ver a lo que insinuó esa Luisa ;)
Saludo

Groucho dijo...

NO TE COMENTO NORMALMENTE, POR QUE PARA DECIRTE LO BIEN QUE ESCRIBES YA HAY OTR@S.
PERO ES QUE EN MI VIDA TAMBIEN HAY UNA "LUISA" GILIPOLLAS, QUE INTENTO JODERME...
¿SERA UNA RAZA ESPECIAL?

SERGIO dijo...

que daño pueden hacer los rumores sin control... que infeliz es alguna gente.

Gracias por la visita. un beso

Mar dijo...

Diiios miiiio que ternura. Aiins me hubiera encantado que alguien me dijera: "me esta estallando la bragueta", ajajajajajaajajajaj, ¡¡que ocurrencia!!!. Me has hecho volver al pasado Miguel y esta sonrisa que se me cae te la debo a ti.

Muchos besos...

Mar (... desde un faro)

campoazul dijo...

No me puedo explicar cómo tus historias son tan amenas, aunque tengas cosas tristes siempre arrancas una sonrisa.
Lo cierto es que es preciosa, de película con oscar y todo. …
“¿y después TODO? “ ¿¡Y te quedas tan pancho...!? La curiosidad me va a matar...

Besitos.

alex dijo...

Si no recuerdo mal, cada uno de una familia enfrentada, no? Bueno, hubiera pasado eso antes o despues, que intentaran separaos. Muchas veces son esas rencillas que aprendemos siendo mayores, y que de niños no están, las que siguen haciendo estas cosas.

Me hizo gracias lo de tu tia Manuela, que directa, no?

Un beso cielo

PD. Sin animo de molestar, pero es que me sale del alma...... ATLETIIIIIIII jijijiji

d2 dijo...

S. para Ella
Supongo que hay gente que ve todo sucio… sobre todo cuando no tiene que ver con ellos. Gracias por pasarte y opinar


Groucho
Todo un honor su comentario. No sabes lo que me encanta verte por aquí.
Creo que es el nombre, Nunca he tenido suerte con Luisas o Luises… De todas formas estadísticamente es solo el 10%... con independencia del nombre.
Un abrazo




SERGIO

Creo que hay dos teorías, la que dice que no influyen y la de los que opinamos que JODEN para siempre…. Y no joden las vidas porque la vida siempre da infinitas posibilidades, pero relaciones concretas, LAS JODEN PARA SIEMPRE…
Un beso

Mar

Jajajjajaja supongo que todos hemos vivido casi lo mismo… Si él no te lo dijo lo pensó seguro… Lo curioso, fuimos tiernos, muy tiernos, y hasta buenos….
Un beso enorme, no sabes lo mucho que me encanta que estés.

campoazul

Supongo que si miras tu pasado con un poco de cariño te salen ochocientas historias. Siempre he pensado, y es la razón de este blog, que he tenido la suerte de conocer y vivir con gente totalmente adorables, contar sus historias es fácil, lo bueno sería que supiera escribirlas mejor.
Ya me pongo con el siguiente….
Un beso enorme.





alex

Y no sabes lo enfrentadas que siguieron…
Tienes razón, al final todos sabíamos que no podríamos seguir, pero…¿Quién convence a unos chicos de 18 años?
Un beso cielo

ATLETIIIIIIII

Aldabra dijo...

¡que reación más desproporcionada por parte de las familias!, un poco retrógados ¿no? porque esas cosas son chiquilladas.

¡que lástima!

biquiños,

p.d.: pero como la historia continuará ya veremos como sigue todo.

d2 dijo...

Mira que me da pena que no te haya gustado. Lo siento.
Hoy claro que sería totalmente retrogrado, bueno…hace veinticinco años también, pero en provincias como Tenerife, retrogrado a tope, pero muy, muy frecuente en determinados círculos.
Un beso enorme