miércoles, 30 de septiembre de 2015

Gabi

A mí Gabi siempre me ha caído muy bien. Él es, desde siempre, uno de mis sobrinos favoritos. Ya, ya sé que, tener sobrinos favoritos y de los otros no está bien, pero a mí me gusta tenerlos, y diferenciarlos. Es que, la verdad, sinceramente, unos son realmente de pedrada en la boca y, otros de abrazo inmenso. Ahora, hoy con Gabi estoy jodido. Y no, no es que lo quiera menos, o que haya cambiado de bando, (eso no ha pasado nunca ni pasar´) es...no sé... como si me diera miedo...
Y todo por la mierda del libro. “El libro” de la puñeta, es un “regalito” que me hizo mi amigo invisible en una fiesta de Navidad en la que por primera vez estábamos todos (menos el de siempre claro)….La verdad es que el regalo me encantó. Es como un dietario, o un libro de actas, para anotar las fiestas que haces en casa con los amigos. Es muy completo, tiene espacios para la fecha, los asistentes, el menú, y hasta para que los participantes hagan sus comentarios... Claro, como estábamos de fiesta estrenamos la primera página...quedó divertido...Recuerdo vagamente que alguien comentó “Javier capullo (por el futuro padre de Gabi) queremos un hijo tuyo... Y la respuesta de Javi, que sonrojó a mi madre y mi hermana...”España escucha Javier está en la lucha.... “y a partir de ahí todos los comentarios se centraron en saber que tipo o forma de lucha, aplicaba para resolver el problema... Recuerdo que me fui a casa muy contento con mi regalo, pero a los 19 dias murió me padre. Claro después de aquello daba corte sacar el libro para anotar otra fiesta, y pasaron años y años sin putas ganas de volver a usar el jodido librito. Con los años dejamos de relacionar el libro con la muerte de mi padre, y un buen día se reunían en mi casa toda la familia de mi mujer. Vinieron los de Chicago, los de Palma, los que se llevaban a matar y hasta los que se llevaban bien. Salió bien, muy bien, ni patadas bajo la mesa, ni puñaladas traperas, solo bromas, chistes, charlas animadas y hasta sinceras muestras de cariño... Total que sacamos el libro y se levantó acta del acontecimiento... Durante 19 días, hasta mirábamos el libro con cariño, pero... murió mi suegra. Claro, no quedó ser vivo que quisiera tocar aquello. Siempre he supuesto que si no fuésemos una familia de auténticos tarados, hubiéramos relacionado las muertes con la simple casualidad, pero nos dio por relacionarlo con la edad, pues de hecho, en las dos ocasiones habían muerto los mayores de los asistentes. Al principio, para quitarle el mal fario al librito, intentamos volver a levantar acta de otras fiestas, fracaso total, siempre siempre, el mayor de la fiesta se negaba hasta amenazando con con marcharse de la fiesta. Luego pensamos en tirarlo, y estábamos decididos hasta que alguien comentó: que si el libro se había cargado a dos, por manchar las paginas...¿que haría por tirarlo al vertedero? Se quedó en la estantería.
Hace poco, con el divorcio, curiosamente me tocó el libro en el reparto. Y claro, como no me quedo callado ni debajo del agua, comenté la historia del puto libro de los cojones en casa de Maca. Cuando contaba la historia recuerdo que Gabi me miraba como miran los hombres de ciencia a los que defienden la existencia de los extraterrestres. Por eso cuando se presentó en casa para pedirme que le dejara el libro me quedé de piedra, se me ablandaron las rodillas, y se me desencajó la mandíbula, de la sonrisa inmensa al sentir que me libraba para siempre del asqueroso librito. Ni le pregunté para que lo quería, cogí el libro como si tuviera el virus del ebola, lo metí en una bolsa y lo despedí sin darle tiempo a que se arrepintiera. De verdad, durante casi dos meses he dormido a pierna suelta viendo su hueco en la estantería.
Ayer recibí un WhatsApp de Gabi:- Funciona. El chino a 200 K/h contra una farola. Tres cenas mas y te lo devuelvo por SEUR...

No duermo, fumo mas, y lo sigo queriendo mucho, y sigue entre los sobrinos favoritos pero....    

11 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

He disfrutado de tu texto que encontré de casualidad navegando en esta mañana de sol maravillosa en Miami.
Fue un placer encontrarte
Te felicito

d2 dijo...

Gracias a ti, por tu comentario, por pasar por casa y por escribir como escribes. Es una gozada leerte.

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Como dice la canción" pasaba por aquí, ningún teléfono cerca y no me pude resistir a decirte que me gusta como escribes y en concreto este texto es precioso. volveré a leerte con mas calma en otro momento.
Saludos.
Puri

MuCha dijo...

Me sigues deleitando un abrazo

Aldabra dijo...

yo también pasaba por aquí... a veces siento nostalgia del blog y vuelvo a él a releer y me detengo en los comentarios... y entro a visitar algún lugar de los de entonces...

me encantaban /encantan tus historias...

tú y Pau.
¡que intrigada me teníais!, bueno, aún sigo intrigada

bicos,

d2 dijo...

Enorme alegría volver sentirte por aquí. Un abrazo inmenso. Y un beso del Pau.

Me has alegrado el día.

EmeM dijo...

Me ha encantado este relato, me tuvo pendiente de cada palabra hasta el final. Qué miedo de libro... y quizás esto no sea solo un relato, es posible que en e mundo haya ciertos objetos malditos, o benditos, según lo mires, objetos capaces de obligarnos a hacer cosas por ellos, objetos que hacen cosas por nosotros...

Mejor lo dejo, que siento cierto temor a identificar alguna de esas cosas :)

Como veo que no publicas asiduamente, me dedicaré a devorar el resto de tu blog.

Un saludo.

MuCha dijo...

Escribes tan bello !!!!!!!!!
pero en mi blog dices
que no puedes escribir
lo que quisieras.
Cuentame

No entiendo


Gracias compañero de letras

d2 dijo...

MuCha Muchas gracias por pasar por aquí y el comentario. JaJa.. No es grave.
Es que creo que he logrado hablar al ritmo que pienso o siento. Sí, ya lo sé, supongo que eso me hace decir burradas enormes y meterme en patatales inmensos, pero es que digo exactamente lo que quiero decir. Cuando escribo es diferente. Los dedos son muy lentos, hay que poner comas, acentos,mayúsculas,etc... y encima, hay tiempo para releerlo, repensarlo, y hasta para perderte en lo que querías decir. Si es para contar un cuento, o expresar una opinión, queda bien. Pero si lo que quiero es expresar un sentimiento queda de pena.
Un beso, correcto.

RECOMENZAR dijo...

andas perdido muchacho..¿mal de amores?

Almatina dijo...

Siempre hay un sobri preferido
al que quisieras matar
quiza es la virtud de los espejos
convexos
uno se ve reflejado
pero...

Saludos!